top of page
  • nipa61

Nuestras desgracias son con D de Duque

Por: Hernán Riaño



Todos los días aparecen nuevos hechos de corrupción del gobierno de Iván Duque que son “tapados” por los medios de comunicación para evitar la relevancia que tienen y que debiera ser resaltada para que los colombianos sepamos que hizo este “señor” con los dineros públicos.


Coincidencialmente muchas de esas desgracias que vivió el país en manos del elegido por Uribe (de lo que nunca se ha responsabilizado, ni lo hará), son hechos que para su denominación empiezan con la letra D.


Desfalcos, déficits, deuda estatal (Interna y externa), desfinanciaciones, despilfarro, desaparición (de personas y de dineros públicos), defraudaciones, desgreño, desorden, desbarajuste y muchos mas que podría mencionar, que, también, coincidencialmente, la palabra que calificaría esas conductas empiezan con D de Delitos, también, para acabar de completar nuestras desgracias es la letra inicial de quienes son los máximos responsables, los partidos políticos de Derecha y su mas reciente agente en el poder: Duque.


Con el correr de los días, se vienen conociendo desfalcos en entidades del estado (1); el despilfarro sin ninguna vergüenza, gastando a manos llenas a costillas del erario (es el aspecto predominante del gobierno del ungido); el desfinanciamiento de sectores como el del combustible, que obligó a un aumento en la gasolina(2); la desaparición de personas en el estallido social, para nombrar solo un hecho (3); desaparición de dineros públicos (no aparecen los de la paz y los de MinTIC, por ejemplo); desaparición de bienes del Estado (los incautados a la mafia y baldíos, por nombrar solo dos) (4); defraudaciones (5); el desgreño administrativo y desorden con que se manejó el país que se manifiesta en que no hay cuentas claras ni contabilidad confiable en muchas entidades (6) y que como consecuencia de todo lo anterior Colombia quedó totalmente deficitaria con unos faltantes fiscales que llegan al 6,8% del PIB, que corresponden a 83 billones de pesos según Salomón Kalmanovitz (7) y con la mayor deuda publica de la historia del país que llega al 50,7% del PIB que en dinero es mas de 176.000 millones de dólares (8).


Además de todo lo anterior, Duque se convirtió en el peor depredador del medio ambiente, permitiendo el fracking (9) y fuera de eso dice que Petro no puede suspender los contratos (10). La deforestación de los bosques y las selvas de todo el país, entre ellos la mayor de la historia en la Amazonía afectando todo tipo de vida (11).


Las consecuencias ya se están viendo, una degradación del país y por ende del estado que ha conllevado a una degeneración total, llegando a unos niveles de miseria e ignorancia que ya no soportaron los colombianos y por ello eligieron el primer gobierno democrático de la historia.


Duque se convirtió en el mandatario mas descarado de toda nuestra vida republicana, le faltó al respeto a los colombianos con su accionar inmoral y falto de ética, además de sus conductas que bordean el código penal, aunque ya se sabe que en Colombia no les pasa nada a los gobernantes. Hasta la señora madre del expresidente Duque se ha visto involucrada en varias denuncias periodísticas de los últimos días (12).


Pero no contentos con todo lo que pasó, los sectores de derecha y del poder actúan con una desfachatez y un desprecio por los colombianos que raya en lo absurdo. Con la ayuda de sus medios de comunicación quieren convencer a los colombianos que Duque gobernó muy bien y que los males que nos han afectado empezaron con el nuevo gobierno. ¡Qué desvergüenza! Como reza el antiguo adagio popular: “tras de ladrón, bufón” o su adaptación a la vida cotidiana: “brava está mi vecina porque se robó mi gallina”. Ahora quieren aparecer como los grandes “salvadores” del país que tienen la solución a los problemas que en 203 años de historia republicana ellos crearon, pero habilidosamente quieren endilgarle a Gustavo Petro.


Y para completar el cuadro de desgracias, le están exigiendo al nuevo gobierno lo que nunca quisieron dar, pero que tiene que ser ya. Aprovechan que sus medios desinforman (otra desgracia con D de Duque) para engañar a los ciudadanos y que se le “volteen” para que los vuelva a subir a ellos y continuar depredando el país.


Ante este panorama de desgracias ¿qué le espera al país y a los colombianos? ¿Por qué los mandatarios hacen lo que “se les da la gana” con los dineros del Estado y no les pasa nada? Nadie investiga, nadie juzga, el país es una finca particular de los clanes políticos y económicos y sus presidentes, llámense sus delegados de turno, los enriquecen cada día más y de paso ellos hacen lo propio. Retrato de ese accionar fue el señor Duque que les entregó todos los dineros destinados al gasto social en la pandemia engrosando sus arcas como nunca. ¿no es, acaso un delito el usar los dineros públicos para beneficio de unos particulares?


Por todo ello, ahora para tapar todo y no permitir que la opinión pública se entere de lo que ha pasado en el país en los gobiernos de Pastrana, Gaviria, Uribe, Santos y Duque enfilan sus armas mediáticas y de las otras contra Gustavo Petro, una persona caracterizada por haber denunciado la corrupción, la parapolítica, las desapariciones y demás males que nos han afectado. Los colombianos deberán concienciarse si aceptan esa verdad que nos quieren imponer o la de la realidad del país y defender de frente este su verdadero gobierno, elegido por y para el pueblo.






Las opiniones expresadas por los columnistas son de su única responsabilidad y no comprometen a www.latinoticias.tv

411 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page