top of page

Reflexiones sobre el Impacto Global de las Guerras: Una Mirada desde lo Humano.

Por Soraya Vittola

Las guerras, ese sombrío capítulo de la historia humana, persisten como una triste realidad en nuestro mundo contemporáneo. Más allá de las frías estadísticas y los informes distantes, es esencial detenerse y considerar el verdadero costo humano de estos conflictos que asolan nuestras tierras.



Recientemente, tuve el privilegio de entrevistar a Victor De Currea-Lugo, médico, escritor, periodista y experto en conflictos internacionales quien compartió sus reflexiones, y sus palabras dejaron una marca profunda en mi conciencia. Su enfoque no fué simplemente académico; fué una invitación a mirar más allá de las cifras y conectar con las historias de las personas afectadas por la guerra.


Publicidad










Una de las lecciones más poderosas que debemos tener en cuenta es sobre la estrecha relación entre los conflictos armados y la economía global. A menudo olvidamos cómo las guerras desestabilizan no sólo las fronteras, sino también los mercados internacionales. La guerra no sólo se cobra vidas, sino que también afecta los medios de subsistencia de millones de personas, desde los agricultores que ven sus tierras arrasadas hasta los trabajadores que pierden sus empleos debido a la inestabilidad económica.



De currea-Lugo también nos instó a repensar nuestra percepción de las guerras como simples enfrentamientos culturales o religiosos. Detrás de cada conflicto hay intereses complejos y a menudo contradictorios, que reflejan la lucha por el poder y los recursos en un mundo cada vez más interconectado. Esta perspectiva nos desafía a ir más allá de las etiquetas simplistas y a reconocer la humanidad compartida de todas las personas afectadas por la guerra.



Y ¿qué decir del impacto de las guerras en regiones como América Latina?

Esta tierra de contrastes, rica en diversidad y cultura, también sufre las consecuencias devastadoras de los conflictos internacionales. La inestabilidad generada por las guerras tiene un efecto dominó que llega incluso a los rincones más remotos del mundo, recordándonos que la paz es un bien preciado que debemos proteger en todas partes.


Las reflexiones de Victor De Currea me llevaron a cuestionar nuestras percepciones arraigadas sobre las guerras y a reconocer la urgente necesidad de un enfoque más humano y solidario para abordar este problema. Al final del día, la guerra no es solo una cuestión de geopolítica y estrategia; es una tragedia que afecta a personas reales con vidas, sueños y esperanzas. Y solo al reconocer nuestra humanidad compartida podemos trabajar juntos hacia un mundo más pacífico y justo para todos.


Síganos en nuestras redes:

231 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page