top of page
  • nipa61

La polémica de cada día, dádnosla hoy

Actualizado: 17 oct 2022

Por: Hernán Riaño


Desde el triunfo de Petro en segunda vuelta, luego con su posesión y hasta la fecha, los poderosos del país han impulsado todo tipo de aseveraciones, unas falsas, otras verdades a medias, para tratar de desacreditar, desautorizar y deslegitimar al gobierno y de paso dividir al Pacto Histórico y quitarle el apoyo de los ciudadanos que votaron por el primer gobierno democrático de Colombia en toda su historia republicana.


Estos rumores y verdades a medias han conllevado una serie de polémicas impulsadas por los medios de comunicación, que además de las motivaciones anteriores, tienen como fin (también primordial para ellos), tapar escándalos del gobierno Duque, el proceso judicial contra el señor Álvaro Uribe, las amenazas de los paramilitares con la conformación de nuevos ejércitos, el avance del narcotráfico y todas los hechos de corrupción en los que se han visto envueltos congresistas y exfuncionarios con el desfalco de los dineros públicos, solo por mencionar algunos.


Han logrado que las falsedades calen en un sector de la opinión pública confundiendo y exaltando el odio contra el nuevo gobierno, a los que hoy, a dos meses escasos de haberse posesionado, pareciera que lo convirtieron en el responsable y culpable de todos los males que aquejan a nuestro país. Mucha gente, ingenuos o personas desinformadas, les creen a pie juntillas lo que vomitan todos esos medios de comunicación.


Que los tenis de la ministra, que las declaraciones de la misma, que la reforma a la salud, que los viajes de la señora Alcocer, que por qué no viajó Francia Márquez, que las inventadas “incompatibilidades” de alguien para ocupar tal o cual cargo, y así, cada día hay una de las llamadas “polémicas” por dichos medios, que cuando los funcionarios aclaran las verdades a medias o falsedades, ya tienen preparada otra para seguir día a día con el bombardeo de “noticias” que solo pretenden opacar las realizaciones y obras, que en tan escaso tiempo han logrado Petro y sus colaboradores. Estos medios se ayudan de infiltrados en los diferentes despachos del alto gobierno, los congresistas y hasta en el mismo Pacto Histórico, que obtienen “chivas” con las que logran sus objetivos. Claro está que son desmentidos y aclarados con lujo de detalles por los interesados, aunque la misión de confundir ya está cumplida.


De las más recientes noticias, que le darían pena a cualquier periodista decente con principios éticos y profesionales fueron la compra del menaje para la residencia presidencial y vicepresidencial de la casa de Nariño y la Reforma Tributaria.


En la primera hicieron un escándalo por la compra de una lencería para dormitorios y algunos otros elementos como un TV de alta resolución por 173’084.200 pesos. ¿Quién dijo miedo? Saltaron todos nuestros periodistas “renombrados” para tratar por todos los medios de desautorizar la compra calificándola de despilfarro (1): Que un gobierno que había prometido ser austero no podía comprar unos juegos de cama y un televisor por semejante precio, alcanzaron a decir (2).


Sobre este primer hecho hay que analizar varias cosas: Primero: la pregunta obligada, es ¿por qué en esas residencias ya no había ningún elemento de los que hubo que comprar?, según informaciones posteriores Gustavo Bolívar denunció en twitter (ver hilo completo) que el expresidente Duque había comprado un menaje similar, hace cuatro años, por la no despreciable suma de 686,8 millones, cifra muy superior teniendo en cuenta que después de ese tiempo la devaluación, la pandemia y la inflación han hecho que los precios hayan subido como nunca en nuestro país (3). También se denunció que cuando llegó el nuevo gobierno no había dotación (4). Segundo: Mauricio Lizcano, director del DAPRE dijo que habían comprado con los precios de Colombia Compra Eficiente, el portal oficial de referencia para la adquisición de bienes y servicios en el sector público (5). Si esto es cierto y los precios referencia no corresponden a la realidad, están sobrevaluados o colaboran con la corrupción, ¿eso querría decir que desde que se creó este organismo el Estado ha comprado con precios superiores a los del mercado? Tercero: si hay personas que están haciendo cosas indebidas, pues se le debe hacer la acusación correspondiente y que lo investiguen y castiguen según lo que corresponda. Cuarto: ¿Hay personas, dentro del gobierno, pagadas o pertenecientes a la extrema derecha, interesadas en desacreditar a Petro y su equipo? Todo es posible en este país acostumbrado a la trampa, a la marrulla, a la deslealtad, al “yo voy por lo mío”, en los que los intereses de unos pocos siempre han primado sobre los intereses de toda la población. Pero con esto los partidos de oposición y sus medios le quieren achacar todas las responsabilidades a Gustavo Petro, mientras él está tratando de organizar un país dejado en la ruina económica y la miseria de sus habitantes, ha demostrado una capacidad de trabajo que no tuvieron ninguno de sus antecesores.


Pero lo que realmente desconcierta es la reacción de algunos “opinadores” e “influenciadores” de redes sociales sobre este hecho. Queda uno perplejo ante lo visceral de dichas reacciones. Muchos de ellos se dedicaron a fustigar, macartizar, a pedir todo tipo de acciones contra Petro y sus colaboradores. Portales alternativos y personas dedicadas a opinar en las diferentes plataformas no escatimaron calificativos para desautorizar lo hecho en la residencia presidencial. Muchos de ellos que han hecho campaña para no creer en lo que publican los grandes medios e inclusive han influenciado para no oírlos, verlos, leerlos y no creerles, fueron los primeros que, ante esas publicaciones, salieron a fustigar. No contrastaron la información, no fueron a la fuente, ni esperaron explicaciones de nadie. Solo al trascurrir los días tanto el presidente como la vicepresidente en sendas comunicaciones dieron la versión de los hechos que terminaron con los rumores de corrupción y despilfarro. Resulta que a los servidores de la Casa de Nariño, por primera vez y ante la falta de elementos, los trataron dignamente con menajes de primera calidad y no como se acostumbraba, que porque eran solo colaboradores (o sirvientes como los calificaban), no tenían derecho a vivir y descansar cómodamente. Hoy lo hacen por primera vez en sus vidas. El total de alcobas de las residencias de Cartagena, Hatogrande y la casa vicepresidencial del Palacio de Nariño, son 35, que incluye habitaciones para invitados nacionales e internaciones, de las cuales, Gustavo Petro solo ocupa dos y Francia Márquez, ocupa una (6).


Sobre la Reforma Tributaria: Después de muchos días de haberse discutido con varios sectores, el gobierno presentó el proyecto, cumpliendo una promesa de campaña, de tener un régimen de impuestos equitativo y que no solo recaiga en las clases populares. Esto ha desatado una campaña de desinformación sobre quiénes se verán afectados y quiénes no. El gobierno negoció muchos aspectos, pero dejó intacta la médula de la reforma, en los que solo se grabarán patrimonios superiores a 3 mil millones y a rentas muy altas, al igual que las empresas a las que benefició Duque, eximiéndoles de pagar impuestos, quedan grabadas, como es de elemental justicia. Pero la campaña de desprestigio, también la extendieron a los impuestos saludables, que grabarán a las bebidas azucaradas y los alimentos ultraprocesados, con el fin de que sus fabricantes cambien sus métodos de fabricación con materias primas dañinas por unas que garanticen la salud de los colombianos, especialmente de los niños, grandes consumidores de esos productos. Pero eso no lo han dicho los medios; se dedicaron a crear noticias, patrocinados por los fabricantes, los lobistas y sus parlamentarios aliados diciendo que se quebrarían 250.000 o 450.000 tiendas en el país, que porque esos productos subirán tanto de precio que nadie los comprará y que son la base de la existencia de las tiendas (7). ¡Que falsedad! Ellos muy preocupados que porque el salchichón tendría ese impuesto, dijeron toda clase de cosas, que es el almuerzo de muchos trabajadores colombianos, que porque no les alcanza para más y que ahí si no tendrían que almorzar. ¡Vergüenza debiera darles! Mientras ellos comen en restaurantes gourmets, con chefs privados que les cocinan comidas exóticas de todos los países, con dietas especiales, con precios de plato que podrían alimentar a familias completas por varios días, de esas que se almuerzan con salchichón y gaseosa, en vez de tratar de alimentar mejor a la población están “defendiendo” la “nutritiva” comida popular de salchichón y gaseosa. Ningún periodista se enfocó en el problema real de la malnutrición de los colombianos, sino en mostrarse como “defensor” de las familias pobres al evitar el impuesto para el salchichón y de paso a las bebidas azucaradas que tanto daño le están haciendo a la salud del pueblo colombiano, en especial a los niños. Los ricos del país, salvo algunas excepciones, no quieren pagar impuestos, su deseo es que al país lo sigan manteniendo los pobres y las clases medias.


Al no poder convencer a la mayoría de los colombianos de lo que ellos querían, ahora la polémica del día es que unos parlamentarios del Pacto Histórico, se les revelaron a varios ministros de Petro (8). Mañana será otra la “noticia” (¿o invención?) con la que pretendan enlodar las realizaciones del gobierno, no cejarán en ese empeño, así ha sucedido con otros gobiernos democráticos del mundo y especialmente del continente, en el que la extrema derecha en asocio de sus medios de comunicación han hecho hasta golpes de Estado, apresado a mandatarios y toda clase de vejámenes contra quienes osan defender a los pueblos. Aquí, hasta ahora estamos empezando y tendrán preparado un gran repertorio de falsedades, medias verdades y calumnias para defender sus intereses y mantener su poder. Lo que sí ha quedado claro es el espionaje y la infiltración por parte de personas que “aparentan pertenecer” al Pacto Histórico y al gobierno y en realidad son de los partidos de ultra derecha y de sus medios de comunicación (9).


Y los influenciadores que se precian de su colaboración para “subir” a Petro, creen todo lo que publican los medios de la extrema derecha reaccionando de forma compleja y algunos casos irracional, rasgándose las vestiduras, no verificando las noticias ni contrastándolas, lo que crea más desinformación y confusión. Coherencia por favor, ¿si no debemos creer lo que la gran prensa dice, que hacemos reaccionando a lo que ellos publican? Queda la inquietud.



Las opiniones expresadas por los columnistas son de su única responsabilidad y no comprometen a www.latinoticias.tv

360 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page